16 jul. 2008

Hoy la noche...





...Hoy la noche sueña como tu,
cambiando tiempos y esperanzas...

hablando un idioma incomprensible,
de murmullos, y silencios,
sin una boca, ni un tiento...

es negra como tu pelo,

hasta tiene el cabello ensortijado,
oliendo a caracolas como el tuyo...

Hoy la noche es mi insomnio,
y tus pestañas,
mariposas durmientes,
que guardan la belleza,
de tu mirada...

Me acaricia la noche
como me acaricias tu,
con tu respirar en calma,

Amo tu sueño,
porque dormida,
eres tan mía y no lo eres,
que deseo que el halo que te envuelve,
se convierta en mi piel intangible,

por rozarte sin que despiertes...

10 jul. 2008

Tristeza...


... Hay que huir de la Tristeza;

Primero es agridulce,

pero va tornando amarga,

hasta transformarse en una celda,

con rejas invisibles,

en la que el único sonido perceptible,

es el goteo incesante de las lágrimas...


¡...Huye de la tristeza!,

sólo es huesos

y cabezas sin ojos...


Cúbrete de lienzos verdes,

frescura de abril,

deja que muera su invierno,

imponente calma helada

pero que sean tus carnes,

cerezas de madrugada.


Maldita tristeza vaga,

odre vacio,

cubierto de llagas,

muérete triste,

alejada del viento,

de mi triste almohada.


Vete y muérete tristeza,

cabalga en la luna helada,

pobre y triste luna enana.


De tu oscuro rostro enjuto,

sucia calavera vaga,

tiesto presto de cenizas,

rosa negra atormentada,

vuélvete viles tinieblas,


piérdete en la fría nada...

9 jul. 2008

De la mano con tu sonrisa...


Esta en mi alma todo ello,
aquello que de ti,
no sé decír con palabras...

(enredo de semillas y lluvia de miradas.)

No existe nada más,
sólo tu y el amanecer,
de la mano con tu sonrisa.

5 jul. 2008

Fe de primavera...


...Hoy tengo fé de primavera en Julio...

aún soy como un niño que guarda recuerdos de flores,
y los frutos verdes ya tomaron el color maduro
del estío que amanece quizás en mi vida...por fin.

¿Donde esta, aquella caricia de los abetos,
fria de nieve y esencia seca de invierno...?

Caminaste por las espinas de los rosales difuntos,
y los pies se hicieron ramas de madera,
con tallos de oro fino y pequeñas piedras grises...

Ahora quiero tener fé en ti,
cuando floreces y sale el sol, por el nordeste,
y las tardes se ovillan con su frio del norte,
a tu lado y al mio...

...y se convierten en hijas de nuestra sonrisa.

Quiero tenerte a ti con el mundo,
en mi primavera de verano,
con los frutos rojos, y las flores en el balcón y el prado...

y que volvamos a correr juntos de la mano,
olvidando anécdotas que mataron nuestros sueños...

acunando niños-sueño, que se miren en mis manos,
y en las tuyas que hice mías...

con los acordes del viento, que siempre conoció lo nuestro...