13 mar. 2008

Sinceridad...


...Era una tarde sincera,
porque no mentía, ni hablaba de engaños,
sonreía por doquier la vida,
y yo, en mi propia compañía,
caminaba despistado, lleno
de mil pensamientos...

...El Sol caía sincero,
y sonreía,
a mis sueños de poeta,
a mis sinceras soledades,
mientras se hundían despaciosos,
mis pies en la arena de la playa,
mis ojos en el azul del Mar...

...Eran sinceras las conchas,
que a ratos
recogía blancas,
rosadas, con reflejos azulados,
para los collares de mis hijas,
niñas sinceras,
añosos rosales, lirios frescos,
cuyo color,
pinta mi vida...

...El cielo sincero y límpido,
estiraba su azul y mi mirada,
hasta tocar el horizonte...

Todo era verdad, todo brillaba...

Y me sentía mojado
hasta los huesos,
de sincera felicidad...