1 jul. 2010

A la caída...


...voy a la caída,
con la mirada firme
donde no duelen los besos
ridículo con escamas,
y mi pijama puesto,
la rebeldía en mis ojos,
en mis oídos, los ecos,

las gentes hablando,
los perros gruñendo,

este aroma de mercado de martes,
con los gitanos viejos,
entre la fruta nueva,
las señoronas coloradas
entre las lunas-quesos,

gallinas y patos,
berzas y huevos,

huele a vida,
huele a gente,
huele a fresco...