12 jul. 2009

Asi...

Sangre por Sangre ante la puesta de Sol en mi Mar...


Amante como la piedra,
eres la roca partida,
envuelta en tu soledad...

Claman los pájaros bicolores con sus plumas al viento,
que no entiendes a veces el mensaje del sol...

Entráste como las estrellas,
cuando la vida nacía entre las flores,
te llamas como las náyades,
y aún te entregué mi alma...

Aunque tu no lo sabes.

Vives entre mis ojos azules,
que te encuentran como al mar,
y aún te aman más que a él,

con tu olor al café del sur,
a llamas en enero,
y a lumbre de invierno,

No cambian los días sin que les pongas tu nombre,
y en mi vida las canciones llevan tu perfume,
de rizos morenos y sonrisa llena...

Mi corazón lo llenas y lo vacías.
como las madrugadas vacían de negro
la noche interminable,
y tu calor es mio, o lo sería...

Si acaso yo fuera dueño del mundo...

Hoy vuelvo a decirte que te amo...

Hoy vuelvo a rendirme entre tus manos...

Mi pequeño, Grande Amor...