24 oct. 2007

Como el agua...


...Insípido con sabor,
Incoloro como el arcoiris,
inodoro aunque lleno,
de los aromas de la vida...

Como el agua,
sólo a veces,
cuando me gusta huír
donde fluye la esencia
de lo innombrable...

17 oct. 2007

Entre las sombras...


...Arboles negros se retuercen,
huele a limo, y a humedad,
en un apartado claro,
un redondel al que la luna ilumina.

El redondel es verde, de hierba fresca,
sobre el rocío, una elfa morena,
su tez de seda, su frente amplia,
sobre el carbon de su pelo,
una guirnalda de flores.

Mira ensimismada, a ninguna parte,
sueña despierta, con otra época,
otro tiempo, un amor...
que la espera en otro mundo...

En el otro mundo, el caballero sueña,
con caballos pertrechados,
armaduras brillantes, castillos,
y la elfa ensimismada y pura...

Llora el caballero, se duele de haber
nacido en un mundo vil,
donde la hermosura se vende,
no existe el honor, y el orgullo,
sólo sirve para acabar en el paro,
o en la consulta del psiquiatra...

Una música, suena, ella no la escucha,
constante, pesada, continua...

el caballero detiene su pensamiento,
rebusca a su alrededor, y
tristemente...

contesta al movil.

13 oct. 2007

El sabor de tu latido...


...A sal y especias,
llenas de los aromas de la felicidad,
con un suave rubor, de rosa mimosa,
cuyas espinas pinchan a veces
y hacen sangrar...

Un sonido que huele en mis oidos,
que escucho,
con los dedos posados
sobre la piel de tu pecho,
delicia de miel y manzana,
de nectar y fresas silvestres...

Cantan en ti, los pájaros,
loando al nacer de un sol
que brilla sólo por los dos,
sabroso limón ácido,
que deslumbra y dá calor...

El sabor de tu latido,
podría cantarlo con sensaciones,
que no tienen nombre,
en el lenguaje de los hombres...

Juntar en mis sentidos
cada destello cierto,
jugoso de moras
y manzanas olorosas,

Escuchar en el viento
que tu respiración mueve,
la cadencia exquisita
del aleteo de un angel,

afinando cada sentido,
en los días que se desgranan...

mirar, escuchar
oler,rozar,
sentír, paladear
soñar ...

que nunca,
dejaré de percibír,

el sabor

de tu latido.

8 oct. 2007

Contradicción...


...Yo siento el día pero es la noche,
quien me llama,
palabra incierta, tergiversada,
dispar, incoherente...
y una mirada se pierde,
escapando de madrugada,
como una ladrona manifiesta.

Me miran ojos,
cambiando los cristales de la mirada,
los desconozco,
vacios, secos de vigilia,
de comerse y carcomerse
hollando la tierra seca.

Hablo, digo y me contradigo,
me contradice la atmósfera enrarecida,
el humo sin cigarro, la noche sin noche,
sólo una palabra, sin estrellas,
llena de miedo, y tristeza...

No puedo con esta contradicción,
me quema el alma que soñé que tenía,
y ahora no sé de que estoy hecho,
si acaso estoy hecho, o deshecho por
pretender hacerme...

Tan sólo por comprenderme manufacturado,
por factura estable, silente y agradecida,
algo más que un cacho de carne,
con dos ojos al que la vida golpea...

Algo más que un camino vacío,
o que un Calixto sin Melibea.