31 jul. 2015

Las llagas silenciosas...



Las llagas silenciosas,
con su contumaz procesión 
impertérritas a los avisos de la luz,
a la cadencia de la belleza,
que se muestra en nuestras vidas,

Las llagas silenciosas,
matando las llamadas de la primavera,
tornando cada sonrisa tan oscura,
como las noches de enero...

Que dolor tan limpio, 
tan pulcro en su perfección,
donde nos sentimos en parte culpables,
de la desdicha de otros,
tristes en su misma fuente,
mirados desde nuestro interior,
por nuestros propios ojos.

y lloramos entonces,
cuando sus llagas silenciosas,
gritan su dolor sordo,
a cada paso que damos,
recordando que fuimos otros,
donde otros nos amaron...

Este pleclaro doliente 
en la espera de la nada,

como duele destruir una rosa,

incluso cuando la intención no existe,
y las llagas silenciosas,


anuncian la llegada de otro invierno...