8 oct. 2007

Contradicción...


...Yo siento el día pero es la noche,
quien me llama,
palabra incierta, tergiversada,
dispar, incoherente...
y una mirada se pierde,
escapando de madrugada,
como una ladrona manifiesta.

Me miran ojos,
cambiando los cristales de la mirada,
los desconozco,
vacios, secos de vigilia,
de comerse y carcomerse
hollando la tierra seca.

Hablo, digo y me contradigo,
me contradice la atmósfera enrarecida,
el humo sin cigarro, la noche sin noche,
sólo una palabra, sin estrellas,
llena de miedo, y tristeza...

No puedo con esta contradicción,
me quema el alma que soñé que tenía,
y ahora no sé de que estoy hecho,
si acaso estoy hecho, o deshecho por
pretender hacerme...

Tan sólo por comprenderme manufacturado,
por factura estable, silente y agradecida,
algo más que un cacho de carne,
con dos ojos al que la vida golpea...

Algo más que un camino vacío,
o que un Calixto sin Melibea.