26 nov. 2009

Antes de Irme...





Mi reflejo, en la ventana,
de mi vagón, prisionero,
los paisajes que se escapan,
el tren navega ligero.

Campos de mies y de nieve,
surcados por mil caminos,

Caminante de Machado,
sin caminar no hay sendero,
ni habrá destino alcanzado.

Los cuervos en los sembrados,
como políticos huecos,
solo graznan, dicen nada,
los grajos aplauden ecos.

Los viejos pueblos de piedra,
sin tejados ni cristales,
viejos caminan cansados,
por sus calles principales,

las casas atravesadas
por los caminos de hierro.

El tren es hoy un caballo
[castellano,
alma de acero,
y en su vidrio mi mirada
[de cristál
en este enero...

Antes de irme hoy...

...imaginaré mi vuelta.