7 oct. 2011

A ti...


Te dejo construír una sonrisa

en mi tiempo de silencios...

colgar de mi corazón una estrella,

como un sueño de desvelos...


Traer de la brisa el viento,

que mece cuerpos en calma...

acariciar mi ternura

desde el hueco de tu Alma...


Te dejo llenar de flores

mi pecho que fue desierto...

y alimentar a este muerto

con ecos de tu mirada...


Y ser la calma sin prisas,

y el camino entre mis manos...

y la dicha sin barreras,

y el Sol que quema en verano...


Si es dulzura sin medida,

si es pasar para quedarse...

si es eterno en tu paisaje,

el rubor de tus mejillas...

no habrá dudas ni resabios...

te daré...


Toda mi vida.