8 mar. 2007

Tu te quejas...


... Tu te quejas,
mimosa de frutos,
y los pájaros te muerden,
hasta tu voz de cereza...

Yo te enumero con las cuentas,
del que te cuenta en sus adentros...
y en mi te siento cada día,

despertando misterios...

Te cuento sin querer...
que te quiero en bajito,
para que no se entere nadie,
y se entera el viento,
que hasta cuando no te pienso,
me susurra tu nombre...

Te hablan las estrellas,
y hasta una luna atónita
refleja tu carita traviesa,
cuando te empeñas en rozar desnuda,
hasta la piel que no tengo...

¿Acaso no te reflejas en cada charco
que miro?...

A veces hasta te busco
entre los barcos del puerto...

de la rada oscura...

Y hasta los peces azules
se visten de luto,
porque no encuentran
tu sonrisa...

vertiendo alimento...

Tu te quejas y yo sonrío,
porque cada día me despierto,
con tu aroma de besos y caricias,
que no son mios...

Y aun no lo sabes,
y aun no lo entiendes...

Pero te sigo hasta el horizonte
para sembrar futuros,
y me quedo hechizado...
Porque aún soy tuyo...

Hay veces,
que hasta me quejo de quererte;
y nadie me escucha,
sino yo mismo...

Me quejo de quejarme,
y sigo queriéndote como quien anda,
andando como quien quiere,
sin un atisbo de esperanza de dejar de quererte...

Estas tu tan adentro...
que hasta me dueles
cuando sonríes.

Tus lágrimas...
me mojan tanto la esperanza,
que hasta me duele el silencio...

El silencio de no tenerte...

¿Y Tu te quejas...?