7 ene. 2007

Una vez...


Una vez...ame un amanecer y un arbol en los jardines de Aranjuez
su sonrisa de luna en sombra me dio vida en mi soledad despierta
dolorida de vientos frios sin abrigo de miradas de lluvia...


Apoyado en el arbol, su tronco me hablaba de amaneceres
y días nuevos,
y un inmenso amor me nacía y llenaba por dentro,
como salido de la nada...

Comencé yendo junto a él cada semana, luego dias alternos,
despues cada día...
pasaba las horas sintiendo aquel amor en soledad
hasta que un día, sentí la necesidad de besarlo
pues tanto era el Amor que sentía junto su sombra y sus ramajes...

Lentamente me acerque a su tronco oscuro y viejo
y posé mi beso lleno de Amor entre los pliegues de su corteza
cuando de pronto, un haz brillante y cegador me invadió por completo
y abriéndose, desgarrado su tronco
de él surgió la mujer mas hermosa que jamás contemplara
derramaba de su rostro la miel de una dulzura tan tenue,
que mis ojos lloraban con su luz...


y entonces comprendí
que siempre me había amado
incluso antes de saber mi nombre,
mis soledades, mis miedos,
o sentido mis caricias

en el tronco de su captor...

...y que yo, siempre la había amado...
antes incluso de que todo aquel amor

renaciera en mi...

Y abrazados en un instante
eterno de belleza y ternura,
volvimos a ser uno
entre nuestros dos cuerpos...

como una vez lo fuimos...
entre nuestros sueños...